6aef680a-283d-4fab-4135-2c50b09df747

El Camino de Santiago

El hotel Duques de Najera está situado en pleno Camino de Santiago en la provincia de La Rioja siendo la etapa Logroño-Najera 31 kilómetros con parada en Navarrete

El Camino de Santiago Francés y las rutas francesas del Camino de Santiago han sido declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1993 y 1998 respectivamente. También el Consejo de Europa le ha otorgado el título de Itinerario Cultural Europeo y el honorífico de Calle Mayor de Europa

Para entender las peregrinaciones medievales a Santiago de Compostela, debemos partir de la tradición que habla de la labor evangeli

El Camino de Santiago es una ruta de peregrinación que se extiende por diferentes rutas desde diversos puntos de Europa hasta llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, en Galicia, España. Es uno de los caminos más famosos y populares del mundo y atrae a miles de peregrinos cada año.

El Camino de Santiago tiene una larga historia que se remonta al siglo IX, cuando se descubrieron los restos del apóstol Santiago el Mayor en Santiago de Compostela. Desde entonces, se convirtió en un importante destino de peregrinación religiosa y cultural.

Hay varias rutas principales que conforman el Camino de Santiago, siendo las más conocidas el Camino Francés, el Camino del Norte, el Camino Portugués y el Camino Primitivo. Cada una de estas rutas tiene su propia belleza, desafíos y puntos de interés a lo largo del camino.

Los peregrinos pueden realizar el Camino de Santiago a pie, en bicicleta o incluso a caballo. A lo largo de la ruta, encontrarás albergues, hospedajes, restaurantes y otros servicios diseñados para atender a los peregrinos.

El Camino de Santiago no solo tiene una dimensión religiosa, sino también cultural y de conexión con la naturaleza. Durante el camino, los peregrinos pueden disfrutar de paisajes espectaculares, conocer pueblos encantadores, interactuar con otros peregrinos de diferentes países y experimentar la sensación de superación y reflexión personal.

El tiempo necesario para completar el Camino de Santiago varía según la ruta elegida y la velocidad de cada peregrino. Algunos recorridos pueden llevar entre 4 y 6 semanas, mientras que otros pueden ser más cortos, dependiendo de los puntos de inicio y las distancias recorridas diariamente.

Realizar el Camino de Santiago es una experiencia única y significativa, ya sea por razones religiosas, culturales, de aventura o simplemente para disfrutar de la belleza y la espiritualidad de esta ruta histórica. Si estás pensando en hacer el Camino de Santiago, te recomendaría investigar sobre las diferentes rutas, prepararte adecuadamente y consultar guías y recursos especializados para obtener más información sobre el camino que deseas seguir. ¡Buen camino!

Indumentaria del Camino

Cuando te prepares para hacer el Camino de Santiago, es importante seleccionar la ropa adecuada que te brinde comodidad y protección durante tu caminata. Aquí hay algunas recomendaciones sobre la ropa que puedes considerar:

1. Calzado: Un par de zapatos o botas de senderismo cómodas y bien ajustadas son esenciales. Asegúrate de usar zapatos que ya hayas usado antes y que estén adecuadamente adaptados a tus pies. También lleva contigo un par de sandalias o chanclas para descansar tus pies después de la caminata.

2. Calcetines: Opta por calcetines de senderismo de calidad hechos de materiales que absorban la humedad y eviten la formación de ampollas. Evita los calcetines de algodón, ya que pueden retener la humedad y causar incomodidad.

3. Ropa de senderismo: Elige ropa ligera, transpirable y de secado rápido, preferiblemente de materiales técnicos como poliéster o nylon. Lleva camisetas de manga corta y manga larga, pantalones cómodos (pueden ser pantalones cortos y/o largos desmontables) y una chaqueta impermeable y cortavientos para protegerte de las inclemencias del tiempo.

4. Capa base: Lleva ropa interior técnica de secado rápido que te mantenga seco y cómodo durante la caminata. Puedes optar por camisetas y pantalones interiores térmicos, especialmente si planeas caminar durante los meses más fríos.

5. Ropa de abrigo: Dependiendo de la temporada y el clima, lleva una capa adicional de ropa de abrigo como un suéter o una chaqueta ligera. En los meses más fríos, puede ser necesario llevar una chaqueta o chaleco más cálido.

6. Accesorios: No olvides llevar un sombrero o gorra para protegerte del sol, gafas de sol, guantes ligeros (en caso de clima frío) y una bufanda o pañuelo multifuncional. También es recomendable llevar protector solar y repelente de insectos.

Recuerda que es importante llevar ropa cómoda y probarla antes del viaje para asegurarte de que te sientas bien con ella durante largas caminatas. Además, empaca ligero y considera lavar y secar tu ropa durante el camino en los alojamientos que ofrecen este servicio.

Finalmente, consulta el pronóstico del tiempo antes de iniciar tu Camino de Santiago y adapta tu ropa en consecuencia. ¡Disfruta de tu experiencia en el Camino de Santiago!

La indumentaria típica del peregrino es el Bordón o bastón con la punta de hierro, que ha de servir de apoyo en los tramos y puertos difíciles del camino y también como defensa contra las alimañas, que podían inquietar con su acoso al peregrino.

Calabaza hueca, a modo de recipiente que contenga algún líquido para poder mitigar la sed del caminante; generalmente, se simboliza atada al bordón.

La Concha, pertenece a los peregrinos que ya han llegado a Compostela y que caminan de regreso a sus lugares de origen. Esta concha se la conoce vulgarmente como «venera».

El simbolismo de la concha representa, para el peregrino jacobeo, la generosidad que debía acompañarle el resto de su vida, como virtud adquirida por su peregrinación a Santiago de Compostela.

Donde Dormir en el Camino

El hotel Duques de Najera está situado en pleno Camino Santiago no debiendo desviarse para nada de su señalizacion,siendo mienbro de Las Posadas del Camino.

Una parte importante del Camino es la hospitalidad, que se desarrolla de una forma organizada en un segundo momento, aunque desde el inicio estaría presente de una forma espontánea en la acogida sencilla que los peregrinos encontraban en casas particulares, monasterios e iglesias situadas a lo largo de la Ruta.

Pero es a partir del siglo XI cuando se va creando toda una serie de lugares de acogida en los monasterios y en los hospitales que surgen en los principales núcleos de población.

Finalmente y por iniciativa de los Obispos, catedrales o cofradías de diverso tipo que van creando las bases de lo que ahora conocemos como hospitalidad tradicional del Camino de Santiago